lunes, 26 de noviembre de 2007

Aventuras en alta fidelidad

Un día completito el sábado (al menos para mí) la verdad es que me pasé todo el día corriendo de un lado para el otro. Todo empezó a las 11:30 en el local, cargamos con calma (la única calma de todo el día) y arrancamos para el concierto. Javi dió bien con la entrada, Angel y Javier siguieron a un coche que nos guiaba y yo... yo me despisté y tuve que dar un par de vueltas para encontrar el pabellón del colegio A Rabadeira. Ya nos estaban esperando Fabio, Rubén y Pachi, ¡¡¡los Defectivy Wonders en persona!!! nos pusimos a descargar y a subir todo al escenario. Probamos de primeros, el sonido una autentica locura, típico de un pabellón, el técnico de sonido no daba hecho con tanto rebote. Acabamos y para casa, comer a toda prisa, la compra, ducha, a un cumple de los niños... y cuando ya nos ibamos ¡me quedé sin luces! tuve que hacer varios kilometros con las largas hasta una gasolinera, avisé a Angel de que llegaría tarde... pero no tanto como fue al final. Javi me llama preocupado porque no hay nadie por allí... estaban dentro y Javie esperando fuera... más carreras para ir a buscar un pañal para la niña... a La Coruña... ¡se nos olvidaron las medicinas!... el niño a la Zapateira... a casa... de nuevo a La Coruña y al fin a las diez y bastante llegamos al concierto, Javi y Pachi se refugiaban del frío en el coche. Al llegar estaba actuando Hugo Torreiro, luego Defectivy Wonders (¡¡¡geniales!!!) y por fin a las 00:30 empezaba el principio del fin de ese día. Buen concierto, el sonido mucho mejor que en la prueba, todo el mundo muy, muy animado. Al final todas las prisas y las carreras valieron la pena... No sé muy bien a que viene toda esta historia, pero relaja mucho contarla.
Por cierto a parte de las fotos que estoy subiendo a nuestra galeria hay más en: www.barhaparty.com